Determina tu estilo


¿Cómo quieres que te haga sentir tu casa? Aquí hay un truco para ayudarte a encontrar tu estilo. Observa tu comportamiento de compra, qué es lo que tienes en tu armario, cuáles son tus colores favoritos, prefieres lo tradicional, formal o elegante.


Eres moderno, acogedor o monocromático. Esto te puede ayudar a elegir tu estilo. Toma nota de las inspiraciones de diseño en cada faceta de tu vida. Recuerda un hotel en el que se haya alojado o un restaurante en el que hayas cenado que te haya gustado especialmente para replicar algunas cosas.


 Planifica tu espacio


La planificación del espacio es esencial. Las personas siempre usan muebles demasiado grandes o demasiado pequeños para su espacio. Piensa en el equilibrio de un espacio.


Para habitaciones más grandes, considera establecer zonas para diferentes actividades: un área de asientos propicia para la conversación; otra área para ver televisión, etc. La proporción y la escala son claves para cualquier diseño.


La selección de pintura es una de las decisiones más importantes y rentables que puede tomar.


Las elecciones de pintura adecuadas conectan armoniosamente los espacios. Ten en cuenta cómo los colores afectan nuestro estado de ánimo. Algunos colores hacen que la gente se sienta feliz, tranquila o incluso agitada.


Muestra colores de pintura reales en tus paredes al mirar opciones. Imagínalos a la luz natural, luz de la mañana y por la noche.


Con pinturas blancas, prueba un puñado de diferentes tonos en la pared y presta especial atención a los tonos de fondo. Pueden tener toques de rosas, azules o amarillos. El entorno exterior afecta fuertemente la temperatura de la luz. La vegetación y el cielo pueden crear reflejos de verdes y azules en las paredes interiores.


Síguenos para saber más tips de decoración.